Cómo afrontar con éxito la cuesta de enero

- by Maria

Para muchos, el mes de diciembre viene acompañado de celebraciones. Viajes, excursiones, cenas de empresa, reuniones con amigos, vestidos y trajes elegantes, exquisitos menús navideños, locas fiestas de Nochevieja y por supuesto, regalos, regalos, y más regalos.

Mujer alza su piolet al llegar a la cumbre de una montaña de hielo

Entre tanto júbilo y muestras de generosidad, es tan fácil caer en el derroche como difícil controlar los gastos y ceñirse al presupuesto planeado.Y, cuando nos habíamos acostumbrado a la opulencia y a gastar alegremente, llega el mes de enero con su empinada cuesta. Inevitablemente, los nuevos pagos, las deudas acumuladas y las subidas de los precios harán del comienzo del año un campo de minas económico. Para sortear las explosiones de números rojos y empezar un 2019 feliz y muy próspero, te damos algunos consejos para superar la cuesta de enero.

1. Haz un presupuesto y cíñete a él

Comienza separando los gastos imprescindibles de los opcionales. Aparta una cantidad fija para pagar el alquiler o la hipoteca, las facturas, los préstamos a devolver, los gastos de transporte, la comida, las medicinas, los productos higiénicos, etc. Cada mes, y en base a tu sueldo, puedes dedicar una cantidad al resto de gastos variables y secundarios, tales como ropa, viajes, productos y objetos para el hogar, etc. Lo ideal es que también te fijes una cantidad mensual e intocable para pasarla a tu cuenta de ahorro. Por poco que puedas apartar, si lo haces cada mes verás cómo tus ahorros van aumentando sin darte cuenta.

Chica peliroja sentanda en frente de un ordenador

Para que te sea más fácil esta misión, puedes descargárte algunas aplicaciones en el móvil que han sido especialmente diseñadas para gestionar presupuestos personales. Aunque las prestaciones y grado de sofistificación varían de una a otra, algunos ejemplos de apps que te permitirán, entre otros, manejar una agenda de tareas para controlar el pago de tus facturas, controlar los movimientos de tus cuentas bancarias y visualizar en qué gastas tu dinero son: ContaMoney, Cegit y Mobills.

2. Compara diferentes proveedores y sopesa diferentes tipos de contratos

La cuesta de enero siempre viene desbordada de buenos propósitos y nuevas resoluciones, y es el momento ideal para determinar si te conviene seguir con los mismos proveedores y contratos o si podrías cambiar y ahorrarte un buen dinero. En efecto, cambiar de compañía telefónica o adoptar un plan de energía diferente pueden parecer gestos pequeños, pero si el cambio es acertado te supondrán un ahorro importante a lo largo del año.

Hombre firmando contrato

Estas comparaciones no tienen por qué limitarse a tus facturas, sino que te animamos a que también las hagas con el gimnasio donde entrenas, las clases de idiomas a las que asistes, el supermercado donde compras y un largo etcétera.

3. Enero es sinónimo de rebajas. ¡Ten cuidado con ellas!

Aunque con la crisis se hizo más y más común ver comercios y tiendas que comenzaban el periodo de rebajas justo antes del día de los Reyes Mayos e incluso desde finales de diciembre, sigue siendo cierto que la mayoría de grandes superficies y cadenas empezarán sus ofertas una vez que los compradores hayan realizado sus regalos navideños. Sin embargo, aunque posiblemente no te queden más regalos que comprar, las rebajas suponen una tentación a la que es difícil resistirse.

Mujer toma un café mientras revisa su tablet en la cama

Y si compras con prudencia y moderación, limitándote a lo que realmente necesitas, no hay duda de que pueden ayudarte a ahorrar. La clave está en optar por un solo día de rebajas en lugar de hacer varios viajes, llegar a las tiendas armado con una lista previamente hecha de lo que realmente necesitas y no salirte de ella y, por supuesto, centrarte en la ropa rebajada: es mucho más tentador fijarte en la ropa de nueva temporada, ordenada y bien presentada, que en las montañas caóticas de ropa rebajada, pero esto es algo que debes evitar a toda costa.

4. Planea y reserva las futuras vacaciones y viajes con antelación

Si quieres viajar barato, la regla número uno es bien simple: reserva con la debida antelación. Planear pronto los viajes que harás a lo largo del año te reportará ahorros considerables. Así pues, te recomendamos solicitar y distribuirte los días de vacaciones lo antes posible. Una vez que tengas tu calendario de días libres podrás comparar precios, medios de transporte y destinos dentro de tus fechas disponibles para conseguir las mejores gangas. Por supuesto, si puedes permitirte viajar en temporada baja, tendrás muchas más posibilidades de encontrar billetes y alojamiento baratos.

Ariculares mapa mobil gafas de sol camara y sombrero encima de una cama.

5. Compra comida con cabeza y evita el desperdicio

Cuando se trata de ahorrar en el supermercado, no sólo es cuestión de comprar marcas blancas. Debemos evitar el desperdicio de alimentos que, además de ser una grave fuente de contaminación, constituye un derroche cotidiano que es fácil prevenir.

Empieza elaborando un menú semanal, con lo que evitarás improvisar y comprar productos que no necesitas. No vayas a la compra con hambre ni confíes ciegamente en las ofertas: pueden llevarte a comprar más cantidad de la que precisas. Debes, además, comprobar la fecha de caducidad de los alimentos para asegurarte de que tendrás tiempo de consumirlos. A la hora de comprar frutas y verduras, recuerda que las de temporada no solo son las más sabrosas, sino también las más económicas. Por último, no dudes en hacer buen uso del congelador. Congelar sopas, cremas y otros platos que hayas hecho en exceso te permitirá ahorrar tiempo, además de dinero.

Mesa llena de tuppers de comida

6. Ventas de segunda mano

Año nuevo, vida nueva, trastos viejos fuera. La cuesta de enero es el momento idóneo para despedirte de los objetos que no hacen sino ocupar espacio en tu casa. ¿Por qué no despejar tu hogar y sacarte un dinero extra para algún capricho? Libros antiguos que ya no lees, CDs que hace mil años que no escuchas, una raqueta de tenis cuyos días de gloria quedaron bien atrás, una bañerita en la que el bebé ya ni cabe o ese abrigo precioso que nunca te llegó a quedar bien son ejemplos de productos que puedes vender fácilmente en aplicaciones de móvil como Wallapop o en eBay, el portal de compra y venta en Internet.

Si pones en práctica estos consejos y te propones manejar tu dinero con precaución, enero no tiene por qué suponer una cuesta, sino que te resultará un agradable paseo.

Maria lleva más de 3 años ayudando a Cashfloat.es a revolucionar el mundo de los micropréstamos. Esta ‘geek’, amante de las nuevas tecnologías y el emprendimiento, supo convertir su talento en su profesión. Ahora, se dedica a ayudar a Cashfloat.es a divulgar su conociemiento sobre la Era Digital.

Escrito por: Maria
Última actualización: