Quiero abrir mi propio negocio, ¿qué debo hacer?

- by Ana L

Hacerse autónomo o freelance en tiempos de crisis

Muchas personas ante la situación económica actual deciden dar el paso y hacerse autónomos o freelance. Una gran idea en los tiempos que corren que, no solo nos permite ser nuestros propios jefes, sino además trabajar de manera online, ser independientes o tener nuestros horarios y combinarlos como queramos, ya sea desde casa o desde nuestra oficina o negocio.

La idea de empezar por nuestra cuenta es un sueño al que muchos aspiramos y que alberga trabajos convencionales (fontanería, transportes, etc.) o como en los conocidos nuevos sectores de internet (CM, media, etc.). Una idea que a base de esfuerzo y trabajo se hace realidad. ¿Quién no recuerda como empezó Steve Jobs en ese garaje de Estados Unidos?

Una vez tomamos la decisión, después de haber estudiado el mercado profesional al que nos dedicamos, llegan las dudas: ¿lo haré bien?, ¿seré capaz de hacerlo?, ¿por dónde empiezo?, ¿cómo lo hago?

Estas preguntas son absolutamente normales y forman parte de todo proceso. Es más, planteárselas indica que vamos por el camino correcto y que nos tomamos en serio lo que hacemos.

Luego llega el momento de tomar la decisión. ¿Estamos dispuestos? Sí.

¿Es el momento de abrir el negocio de mis sueños?

Bien, ahora vamos a ir a por nuestro objetivo.

Y aquí es cuando debemos plantearnos la otra parte del sueño, esa que ocupa una de nuestras principales preocupaciones: ¿con qué cantidad debemos empezar? Es importante pensar en la cantidad económica real de la que disponemos.

Uno de los principales problemas con los que nos encontramos cuando decidimos emprender, es la inversión que debemos hacer desde el inicio: el alquiler de una oficina, local o co-working, gasolina, billetes de tren o avión para ir a visitar clientes, compra de material, etc. Cosas básicas que necesitamos para arrancar y dar una imagen profesional que nos diferencie del resto.

Cuanto más profesional sea la imagen que transmitamos, mejor imagen daremos a nuestros clientes y proveedores.

Pero también debemos hacer frente desde el primer mes a una serie de gastos fijos que hay que tener en cuenta: como son las cuotas de autónomos, los gastos de gestoría, internet y telefonía móvil, etc.

Los emprendedores suelen iniciar este camino solos y sin ayuda. Y la mayoría, afrontándolo ellos mismos. Así que a menudo, empezar a montar una oficina, un taller o cualquier negocio en general, implica quedarse sin ahorros ya que nos volcamos absolutamente y podemos perder un poco la perspectiva.

A veces, quizá, sin experiencia como freelance y sin contar con nadie que nos asesore y otras, después de conocer profundamente el sector al que nos dedicamos desde hace tiempo. Pero siempre con el mismo punto en común: la ilusión por empezar nuestro proyecto profesional.

Como saldar con los gastos

Ahora es cuando debemos preguntarnos, ¿hemos calculado bien los riesgos? ¿Sabemos cuanto aguantaremos sin ahorros? ¿No es mejor plantearse dar el salto pero con una base segura? Quizás, la opción más inteligente sea asegurarse un colchón, una tranquilidad económica que nos permita ir descansados los primeros meses (que suelen ser los más difíciles).

Para ello, pensamos que lo ideal sería pedir un pequeño préstamo para poder hacer frente a todas las cuotas que van a empezar a llegar desde el minuto cero. Un crédito que nos permita tener dinero en el banco para los imprevistos, gastos, las comidas o las visitas y reuniones y de esta manera poder asumirlo con tranquilidad y devolverlo en cómodos plazos.

Este paso tan sencillo de hacer desde Cashfloat mejora nuestra imagen corporativa, nuestra imagen de marca y nuestra imagen personal. Y nos da credibilidad ante terceros y tranquilidad a nivel personal. Saber que contamos con capital es un descanso que nos va a ayudar en nuestra forma de afrontar las situaciones que se nos presenten.

En Cashfloat tenemos la experiencia necesaria para resolver tus dudas y ver cual es la mejor opción para pedir este tipo de crédito. Una inversión segura que nos ofrecerá la máxima tranquilidad económica y que nos permitirá llegar a lo que queremos, la solvencia de nuestro negocio.

Ana, publicista por vocación, es una amante del arte y la literatura. Además, le encanta viajar y sobretodo, escribir. Tiene una perspectiva bastante especial sobre el mundo y todo lo que lo rodea. Se declara amante de los animales y su entorno. ¿Su objetivo? Conocer las historias que esconde el mundo, su gente, sus culturas, sus colores, sus vestidos…, y plasmarlo en una carta, un poema o un artículo.

Escrito por: Ana L
Última actualización: