El bitcoin | La moneda virtual

- by Sara

Qué duda cabe que el bitcoin y las monedas virtuales son tema de actualidad. En las noticias, en los medios de comunicación, en las redes sociales, en las conversaciones, … el concepto de las criptomonedas y en especial el bitcoin, los riesgos que conlleva invertir en ellas y los posibles beneficios que pueden conseguirse al hacerlo es motivo de debate en nuestro día a día. Pero, ¿qué es esta moneda y cómo surgió?

¿Quién es el fundador de bitcoin?

Quién es el verdadero fundador de bitcoin es un tema rodeado de polémica y misterio. De él (o de ellos, pues bien podría tratarse de un grupo de personas) solo se sabe que utiliza el seudónimo de Satoshi Nakamoto. Sin embargo, tras crear esta moneda virtual, minar el primer bloque de la misma, y hacer la primera transacción con ella, el fundador de bitcoin se alejó del ojo público en 2010. Desde entonces y hasta 2016, Gavin Andresen actuó como la cara pública de bitcoin.

¿En qué consiste el bitcoin?

El bitcoin es el tipo de criptomoneda más popular. Ha adquirido gran fama en el mundo de las inversiones porque los expertos aseguran que una inversión en bitcoin de 1.000 euros hecha en 2010 hoy reportaría la friolera de 3,5 millones de dólares. No obstante, el protocolo bitcoin nació con fecha de caducidad: sus fundadores estipularon un límite de 21 millones de bitcoins en circulación, que se alcanzará en 2030. Una vez se llegue a esta cifra, no se dispondrá de más bitcoins.

Conviene, asimismo, aclarar que el bitcoin no es una moneda física, sino virtual. Y esta no es la única característica que la diferencia de las otras monedas. En efecto, al contrario que las divisas tradicionales, como los euros, las libras o los dólares americanos, por ejemplo, las criptomonedas son monedas que no pertenecen a ningún Estado. Como tal, el bitcoin es independiente e invisible. Ahora bien, ¿cuáles son las consecuencias de esta independencia?

Cuando se produce la depreciación de una moneda tradicional, el Banco Central nacional tiene la capacidad de actuar a través de la manipulación de los tipos de interés o de grandes emisiones económicas. Sin embargo, el carácter descentralizado de bitcoin significa que carece de Banco Central, organización financiera, Estado o compañía que pueda regularla. ¿Quién controla, entonces, esta criptomoneda? La respuesta puede parecer sorprendente: los mismos usuarios. Ellos son los responsables de valorar las distintas operaciones, lo que llevan a cabo de manera directa y sin contar con gobiernos o instituciones financieras como intermediarios. Estas validaciones se hacen mediante intercambios Punto a Punto P2P, y la propia naturaleza de esta moneda virtual hace que su valor no pueda ser manipulado.

La historia de bitcoin… hasta la fecha

El primer documento oficial del bitcoin data de octubre de 2008. En él se presenta el diseño de la divisa virtual, cuyo dominio bitcoin.org ya se había registrado con dos meses de anterioridad. Sin embargo, no sería hasta principios del año 2009 cuando se publicara por vez primera el código abierto de un cliente. El primer bloque de bitcoins se minó con una cantidad de 50 monedas de premio, y esta transacción estuvo acompañada del primer envío de la divisa.

La primera transacción en dólares tuvo lugar en octubre de 2009 y alcanzaría un precio de 1.309,03 BTC (bitcoins) por dólar. A partir de 2010 comienzan a cambiarse bitcoins por dólares, a un precio inicial de 1BTC por 0,003 dólares. Este mismo año también vería la creación de Mt Gox: probablemente el bróker más importante de esta moneda virtual, aunque también su más notorio estafador.

En mayo de 2010 se registra la compra de dos pizzas con un pago en bitcoins: 10.000BTC, para ser exactos. Para apreciar lo elevado de esta suma, y para comprender que esta transacción posiblemente se recordará como la compra de pizzas más cara del mundo, es imprescindible precisar que, a la cotización presente, la cantidad pagada equivaldría a … ¡30 millones de dólares! Después de esto, el bitcoin continuó creciendo, lo que propició el lanzamiento de otras criptomonedas.

Si bien para 2013 el bitcoin había llegado a los 3.000 dólares, no fue hasta 2015 cuando comenzó a desempeñar su rol más importante: el de método de pago reconocido por la Unión Europea. A medida que se desarrollaba la tecnología para minar los bitcoins, las transacciones y operaciones quedaban exentas de IVA, lo que impulsó que esta moneda virtual evolucionara de método de pago a activo financiero, es decir, como producto de inversión parecido al caso del oro. En efecto, en 2017 se llegó a sobrepasar la cifra de 3.000 dólares por BTC. Su éxito prosigue en la actualidad y, tras haberse minado una cantidad de bitcoins superior a los 16 millones, su uso se va acercando al límite máximo de 21 millones de bitcoins.

¿Cuál es el funcionamiento del bitcoin?

Hemos mencionado ya que el bitcoin tiene un uso doble. Por un lado, se trata de un medio de pago similar al dólar o a la libra; por otro, constituye un activo en el que se puede decidir invertir, parecido al petróleo o las acciones del mercado de valores.

El funcionamiento de la red bitcoin no tiene un único responsable. Los programadores se limitan a desarrollar el software, sin embargo, no está en su potestad el manipular o alterar el protocolo, cuyas normas responden a las decisiones consensuadas entre sus usuarios. Por lo tanto, en el bitcoin, son los propios usuarios los que controlan los bloques de la cadena y los que se responsabilizan de la seguridad de las transacciones.

Para asegurar la fiabilidad del sistema se cuenta con un sistema tecnológico particular: el conocido blockchain. Mediante el almacenamiento en el ordenador del usuario de cada transacción realizada con bitcoins, el blockchain permite prevenir el doble gasto. Al contrario que en el caso de los otros sistemas financieros, que cuentan con la mediación de una tercera parte como puede ser un banco o una tarjeta de crédito, la tecnología de bloques hace posible que los usuarios validen las transacciones directamente. La información que se graba en el sistema solo puede actualizarse si se cuenta con el consenso de la mayor parte de los usuarios. Además, no puede ser borrada una vez actualizada.

Finalmente, lo que hace que el bitcoin se considere muy seguro es que aquellos usuarios que deseen utilizarlo como método de pago necesitarán contar con la autorización de la mayoría de sus usuarios y, adicionalmente, para poder acceder a los bitcoins el usuario debe proveer una clave privada.

Sara es mamá y bloguera. Lleva más de 5 años compartiendo su amor por la escritura en diferentes blogs que dan la vuelta al mundo. A pesar de su apretadísima agenda, ayuda a Cashfloat.es a difundir conciencia acerca de los problemas financieros comunes y la importancia de la administración del dinero.

Escrito por: Sara
Última actualización: