Septiembre es el nuevo año nuevo

- by Sara

Llega septiembre y con él, año nuevo. Y es que no nos engañemos, para la gran mayoría de nosotros el año lo sigue marcando el calendario escolar. Volvemos de vacaciones renovados, inspirados, con ganas de cosas nuevas, retos, viajes, cambiar de trabajo, emprender, ir al gimnasio, etc.

Al menos, a mi, me sucede. Es después de las vacaciones cuando tengo ganas de hacer cosas nuevas y planificarme el año. ¿Y fin de año? Puro trámite.

¿Qué vas a hacer este septiembre? ¿Cómo te vas a organizar el año? Mi gran apuesta sigue siendo el inglés. Y es que hubo un día, no sé porqué, que lo dejé. Pensaba que tenía un inglés correcto hasta que llegué a Londres para vivir unos meses. Y sorpresa, mi nivel no era el que yo tenía. Eso me puso las pilas porque en medio de la capital británica o hablaba o hablaba. No había punto medio.

Gracias a la inmersión lingüística mi nivel cambió y mejoró pero me di cuenta de la importancia de volver a ir a clases si quería mejorar no solo la comunicación verbal si no la escrita. Vamos, la gramática. Así que me puse a ello y mi primera clase fue un desastre porque no estaba acostumbrada. Pero poco a poco y con ayuda de mis profesores cogí el ritmo y empecé a mejorar. Ahora quiero seguir haciéndolo para mejorar profesionalmente.

Si estás pensando en estudiar idiomas, quizás este post te ayude.

Lo primero que debes pensar es para qué lo quieres y en qué te quieres enfocar. Por ejemplo, en mi caso necesitaba compensarme, es decir, tenía un nivel bueno hablando pero cometía errores de estructura, me faltaba vocabulario y sentar bases. Pero por ejemplo, en clase, me encontré con gente muy joven que dominaba muy bien la gramática y en cambio, era incapaz de mantener una conversación mínima con alguien. En este caso, también habría que compensar la parte del habla. También hay personas que tienen un buen nivel pero que por ejemplo necesitan profundizar en temas profesionales: por ejemplo, una amiga mía trabaja en rodajes de publicidad. Su inglés es bueno, pero no sabe tecnicismos de su profesión. Aquí está el kit de la cuestión.

Una vez tengas claro qué es lo que necesitas, tienes que empezar a buscar cursos: ¿dónde lo harás?, ¿cuánto tiempo le puedes dedicar?, ¿prefieres hacerlo en la ciudad donde resides o no?

Hay muchísimos formatos que debes tener en cuenta, aquí te enumero algunos de los que yo tuve presente:

  • Academia convencional: tantos días a la semana, tantas horas. Esto te permite crear un horario y sabes que, por ejemplo, los lunes y los miércoles de 19:00h a 21:00h tendrás clases. Sólo tienes que reservarte esos días y esas horas a la semana para montarte tu agenda.
  • Academias de nuevos formatos: este tipo de academias tienen horarios libres para todos los niveles, si eres una persona con una agenda imposible esta será una buena opción. Por ejemplo, esta semana tienes libre el martes de 13:00h a 14:00h. Te presentas en la sede de la academia y un/a profesor/a llamará a los/as estudiantes del nivel pongamos B2 para el aula. Ahí harás ejercicios y tendrás conversación. Este tipo de escuelas suelen tener también aulas virtuales para realizar ejercicios en casa.
  • Cursos online: este tipo de cursos te permiten estudiar el idioma sin horarios pero con objetivos. Lo haces a tu manera como y cuando quieres. Eso si, tienes que crearte una metodología de estudio para poder avanzar y seguir el ritmo.
  • Clases particulares o de conversación: te permite un one to one, lo que hace que la interacción sea mayor. La mayoría de escuelas ofrecen esta posibilidad.
  • Cursos en el extranjero: esta es una gran opción si dispones de tiempo y de dinero. Te permitirá ir a clase y tener una inmersión lingüística, con lo cual tu nivel mejorará muchísimo y de manera rápida.

A partir de aquí, cada uno debe mirar qué es lo que mejor le conviene y ser consciente de sus necesidades.

Espero que os haya sido útil, ¡feliz año nuevo!

Sara es mamá y bloguera. Lleva más de 5 años compartiendo su amor por la escritura en diferentes blogs que dan la vuelta al mundo. A pesar de su apretadísima agenda, ayuda a Cashfloat.es a difundir conciencia acerca de los problemas financieros comunes y la importancia de la administración del dinero.

Escrito por: Sara
Última actualización: